Reformar piso para vender: cómo gestionar el proceso

Inmobiliarias

Elina

29/3/2022

Crece el número de personas que se deciden a reformar un piso para vender. Esto se debe a que una pequeña inversión puede hacer que el precio de mercado del inmueble suba de forma notable. De hecho, está demostrado que una vivienda reformada se vende antes y a un precio superior.

Por qué reformar tu casa para venderla más rápido

El home staging es una tendencia llegada desde Estados Unidos que implica hacer “un lavado de cara” de la casa antes de ponerla a la venta. Despersonalizarla, arreglar los desperfectos más evidentes y adaptarla al tipo de comprador que se está buscando.

Cuando hablamos de reformar un piso para vender no queremos decir que haya que hacer una obra de grandes dimensiones. En la mayoría de los casos, con una inversión media de 3000 euros puede ser más que suficiente si no se tocan elementos estructurales.

Eso sí, cuando se trata de cómo reformar una casa para aumentar su valor de mercado, es importante seleccionar muy bien qué elementos se van a renovar. Los baños, la cocina y el estado de las paredes y las ventanas suele ser lo que más tienen en cuenta los compradores.

Si te preguntas si de verdad merece la pena meterte de lleno en una reforma antes de poner el inmueble en venta, la experiencia nos dice que sí.

La mayoría de los compradores buscan una casa en la que puedan entrar a vivir según reciban las llaves. Son pocos los que quieren pasar por un proceso de reforma nada más haber firmado la hipoteca.

Por tanto, cuanto mejor esté la casa, antes encontrarás al comprador adecuado. Además, una vivienda en buenas condiciones resulta mucho más atractiva en las fotos y vídeos creados para su promoción, así que recibirá más visitas. Y esto aumenta las posibilidades de que se venda antes.

A ello hay que sumarle que, si la casa está en buenas condiciones, el comprador tendrá menos argumentos para negociar un precio a la baja.

Cómo agilizar el proceso de reforma y venta

Si quieres vender tu casa, seguro que no deseas que los procesos de reforma y venta se eternicen. Por ello, planifica muy bien qué cambios vas a hacer. No toques nada que no sea realmente necesario. Cuanto menos haya que hacer, menos durará la obra.

Antes de que los profesionales empiecen su trabajo, asegúrate de sacar de la vivienda todo aquello que no es necesario que esté allí. Recuerda que para enseñarla debe estar lo menos personalizada posible. Guarda fotos, recuerdos personales, etc.

También te evitarás problemas y pérdidas de tiempo si optas por un sistema de cerradura inteligente. Tanto los operarios de la reforma como los agentes inmobiliarios podrán entrar y salir para hacer su trabajo sin tener que estar pendientes de que tú les entregues las llaves. Esto hará que hagan su tarea de forma más eficiente.

Ya has visto cómo reformar casa y que reformar un piso para vender puede ser muy buena idea. Así que es hora de empezar a planificar cómo vas a hacerlo en tu caso.